"A la Primera"



Querido Braulio.

Es difícil empezar a escribir sobre ti, son muchos los recuerdos que estallan en mi cabeza. Hace ya algunos años cuando me acerque la primera vez al trono me dijiste “Nene tú tienes que ser costalero de la Virgen” aun hoy esas palabras resuenan en mi mente, efectivamente lo fui, lo soy y si Dios y mi amada Virgen quieren lo seguiré siendo.

Seguramente no ha habido nadie tan cercano como tu al frente del trono, siempre aunque nos riñeses tus palabras eran tan cálidas, más que regaños, eran consejos de cómo teníamos que comportarnos. Siempre has puesto paz entre nosotros y nos has enseñado a ayudarnos los unos a los otros haciéndonos ver que el fin lo merecía y si queríamos hacerlo bien teníamos que estar unidos.

Aun parece oírse entre el calado plateado del trono tu voz, como un susurro que acompaña al ruido de la estructura al mecerse, aun parece que se va a escuchar ese “QUIETOS” cuando algo no va bien, o “Un poco al costero izquierdo” o “Nos vamos a tierra” son tantas frases que no suenan igual si no es en tu voz, incluso el golpe del martillo en la plateada campana no es el mismo, ahora sueña con nostalgia aquellas manos que lo golpeaban con la energía y la templanza de alguien que ama a Nuestra Virgen como tú lo hacías.

No será igual, querido Braulio, esta Semana Santa sin ti, faltará tu figura al frente del trono guiándonos, esperando con nerviosismo y ansiedad que vengamos todos en la puerta de la Iglesia el Viernes Santo por la mañana, no será lo mismo subir la Cuesta, no será lo mismo enfilar la Amargura, no será lo mismo bajar la Menstanza, no será lo mismo la Soledad, tantas cosas no serán lo mismo. Aunque desde donde estés acuérdate de nosotros ayúdanos como siempre lo has hecho, vela por nosotros cuando salgamos de rodillas y llevemos a nuestra Virgen por nuestras calles.

Amigo Braulio este año nos veras junto a tu amada Virgen, intentaremos de corazón que te sientas orgulloso de nosotros y que pienses como ya lo hacías cuando gozábamos de ti que somos los mejores; no te quepa duda que pondremos todo de nuestra parte. Este año se celebrarán homenajes en tu nombre sin duda alguna los mereces todos, pero el verdadero homenaje te lo haremos nosotros porque todos pensaremos en ti cuando nuestro hombro sienta el peso del trono, a cada paso que vayamos dando y en cada indicación que se nos dé.

Pero querido Braulio cuando nos lo digan, cuando estemos esperando, cuando nos preparemos, cuando lo oigamos te aseguro que un suspiro se nos escapará del pecho y un recuerdo hermoso nos llegara a la mente, si amigo mío, se nos encogerá el corazón cuando oigamos este año:   

"A LA PRIMERA"